Los acusan de matar ilegalmente a una familia de osos y encubrir su crimen… no sabían que había cámaras grabando

Sample image

2018-08-12

(CNN) – Un padre y un hijo son acusados de masacrar a un oso negro hembra y a sus dos cachorros, mientras los animales descansaban en su guarida en abril pasado.

Andrew Renner, de 41 años, y su hijo Owen Renner, de 18, de Palmer, Alaska, enfrentan varios cargos por delitos graves y menores relacionados con la caza ilegal. En Alaska está prohibido dispararle a un oso negro con cachorros.

La Policía de Vida Salvaje de Alaska, que anunció los cargos el pasado lunes, señaló que el acto de los Renner quedó grabado en una cámara instalada dentro de la guarida para monitorear a los osos, como parte de un estudio realizado por el Servicio Forestal de Estados Unidos y del Ministerio de Caza y Pesca de Alaska. La cámara registró tanto video como audio de los hechos.

“En este caso, se cree que fueron cometidos numerosos crímenes, incluidos delitos graves”, dijo el coronel Steve Smith. Según informó, el camión y bote utilizados para transportar a los Renner hacia y desde la guarida de los osos fue incautada.

Padre e hijo salieron a esquiar el pasado 14 de abril, cuando se acercaron a la guarida habitada, indicó la Policía de Vida Salvaje de Alaska en un comunicado.

El video, que no fue revelado públicamente, registró a Owen Renner disparando dos rondas de balas contra el oso adulto dentro de la guarida, describió la policía. Después, Andrew Renner mató a los cachorros recién nacidos que “chillaban” y se deshizo de sus cuerpos afuera de la guarida, relató el comunicado.

Los documentos judiciales señalan que Andrew Renner dice en el video “no importa, oso caído”. Los hombres también retiraron el collar de rastreo que llevaba el oso hembra adulto. “Nunca podrán relacionarnos con eso”, soltó Owen Renner, según los registros judiciales.

Dos días después, los hombres fueron grabados en video cuando regresaron a la guarida para recoger los cartuchos de las balas y deshacerse de los cachorros, señaló la policía.

El pasado 30 de abril, dos semanas después, Andrew Renner llevó la piel del oso adulto y su collar de rastreo ante los agentes de la policía de vida salvaje. En ese momento, argumentó que después de dispararle se dio cuenta que era un oso lactante, pero que él no había visto ningún cachorro.

Via: cnnespanol.cnn.com


Editor :
Contact Person Cristian Espinoza

ARTICULOS RELACIONADOS

Frutas y verduras recomendadas para tu mascota


Lee mas

Terix, el perro que recorre el mundo en moto


Lee mas

¿Perteneces al 10% capaz de encontrar en solo 1 minuto a la cebra oculta en esta foto?


Lee mas